Café de grano y molido | Café Don Justo: Sabor y aroma de nuestra región

Hay varias maneras de tomar el café Don Justo: sólo, con leche, con licores, con hielo, etc. Pero hoy no nos vamos a ocupar de ello, sino más bien del estado original del café, previo a la infusión, es decir: Café de grano y molido

1. Café en grano
Es sin duda una de las mejores maneras de consumir café, porque el café en grano, sin moler, conserva mejor todas sus propiedades organolépticas (sabor y aroma para ser más claros). Por ello, cada vez podemos encontrar en el mercado mayor cantidad de cafeteras que utilizan café en grano y muelen la cantidad justa para cada taza de café, de esta manera siempre se obtiene un café recién molido y una bebida recién preparada, ¿interesante, no lo crees?

Sin duda, las ventajas de este proceso se notan en su sabor y aroma. Además, es una elección con alta conciencia ecológica porque solo así se generan los posos de café que son sumamente útiles y biodegradables. Si no dispones de este tipo de cafeteras procesadoras, siempre tienes la opción de moler el café con los clásicos molinillos o en cualquier sucursal Don Justo, ya que al comprar tu bolsa de café se te ofrece la posibilidad de molerlo al instante.

2. Café molido
En Don Justo, al moler el café, lo que estamos haciendo es aumentar la posibilidad de contacto que hay entre el café y el agua y obtener de esta manera una infusión con más sabor. Pero ¡ojo!, es muy importante tener en cuenta qué tipo de molido necesitamos según el tipo de cafetera que vayas a utilizar:

  • El muy fino para cafetera expreso.
  • El molido fino para cafeteras italianas.
  • El molido grueso para cafeteras de émbolo.
  • El molido medio (que es el producto que en Don Justo resaltamos) para cafeteras de filtro.

Es muy importante que el molinillo que usemos no aumente la temperatura del café mientras muele, para no alterar las características del mismo y conserve ese sabor y aroma buscado. Si quieres un café muy molido, tendrás que recurrir a molinillos profesionales.